fbpx

SALVATAJE DIGITAL A DEMOCRACIA “REPRESENTATIVA”

En el inicio, Internet era una pequeña red descentralizada de computadores que parecía gobernarse a sí misma. En 1996,John Perry Barlow escribió la famosaDeclaración de Independencia del Ciberespacio: “Gobiernos del mundo industrial, no sois bienvenidos entre nosotros. No tenéis soberanía aquí […] Declaramos este espacio social global libre”.

Años después, la digitalización de las comunicaciones provocada por internet y potenciada por las redes sociales dio inicio a una revolución de tal magnitud que arrasó con muchas instituciones claves, dejando entre una de sus grandes víctimas a la democracia representativa.

Ni la transparencia aportada por la hiperinformación ni la naturaleza antipoder de la red evitó que las fakenews y monopolios digitales tomaran control del ciberespacio aumentando a niveles críticos la polarización y la desconfianza ciudadana en el sistema político. Lo anterior sumado a la amenaza real -recién visible para los ciudadanos gracias al cierre de la cuenta de twitter del Presidente Trump- del poder de censura de estos monopolios.

Se hace necesario entonces un replanteamiento de la democracia y de la representación ciudadana si queremos salvarla del abismo y del populismo. Mientras algunos auguran un tránsito hacia un sistema de democracia directa basado en comunidades virtuales autogestionadas, otros plantean incluso que el desarrollo de avatares (tipo clones nuestros) podrían asumir el trabajo de representarnos todo el tiempo y así “ahorrarnos a los políticos” que hace rato están desconectados de los ciudadanos y atrapados enredes como twitter, cuyos sesgos de representación son evidentes.

Independiente de lo anterior, se vuelve interesante evidenciar que hoy ya se están gestando en Chile proyectos para avanzar en representatividad apoyados por herramientas digitales que procesan las opiniones ciudadanas y acercanasí al sistema político a las reales necesidades de las personas.

Si consideramos que entre los recursos claves de una democracia está conversar, generar diálogo social y participación, los proyectos que promuevan esos espacios -con la promesa de que esas reflexiones serán canalizadas para influir en las políticas públicas y en las decisiones fundamentales- podrían ser una forma interesante de avanzar. 

En esa línea, experimentos como plataformas de promoción de diálogo, captura de voces y procesamiento con Inteligencia artificial o el estreno del proyecto Telar del Instituto Milenio Fundamentos de los Datos que hará escucha activa a comunidades y territorios ‘sin voz’ vía Thick Data, son una posibilidad real que rendirá examen en el proceso constituyente.

← volver
Visit Us On FacebookVisit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On Linkedin